NOTICIAS‎ > ‎

Testimonio de don José Díaz Rincón en el primer Via Crucis Misionero

publicado a la‎(s)‎ 2 abr. 2014 12:57 por Florentino del Val Zaballos   [ actualizado el 2 abr. 2014 12:59 por Administrador Parroquia ]
El pasado 7 de marzo se celebró el primer Vía Crucis misionero de esta Cuaresma 2014, por los barrios de la parroquia de Villacañas

    El Vía Crucis salió y concluyó en la ermita de san Roque y estuvo preparado por las hermandades y cofradías de la parroquia.
    Al terminar, don José Díaz Rincón dio su testimonio ante todos los asistentes, como seglar de Acción Católica, porque como dijo al presentarle el cura párroco, don Luis Lucendo, es bueno «que los seglares cristianos hablen y nos digan sus experiencias de fe».
    Don José quiso felicitar en primer lugar a la parroquia por la celebración del Vía Crucis que se había desarrollado «con gran acierto, sentido penitencial, devoción cristiana y austeridad castellana». Después explicó también que la práctica del Vía Crucis «ha ayudado y santificado a mucha gente» a lo largo de los tiempos y animó a todos los asistentes, recordando las palabras del Papa Francisco, a «revitalizar y revivir las cofradías como instrumento de evangelización».

Santidad seglar
Don José Díaz Rincón dijo también que «la fe es el mayor tesoro que podemos tener, da sentido a todo, hasta al dolor y la muerte». Y añadió que «Jesús no defrauda a nadie. Es el bien supremo. El contacto con Él es lo mejor».
    Tras afrmar que «eso bien lo han entendido los Santos» que «son los reflejos auténticos de Dios, recordó que «el Señor quiere decirnos que nos ama. La santidad –precisó– consiste en dejarse querer por Él. Hacer lo que Dios quiere y querer lo que Dios hace».
    Habló tambien de la familia, la profesión y el ambiente como el triple campo de acción de los seglares, e insistió en que «conozcamos la fe, la alimentemos con la oración y los sacramentos y la ejercitemos por la caridad ». Sabiendo que «la caridad
es lo más importante de la vida cristiana, siendo su expresión más genuina el apostolado, porque es llevar a las personas a
Dios».
Con la fuerza expresiva que caracteriza a don José Díaz Rincón tras su larga trayectoria de militancia, confesó «estar enamorado de Cristo, sé de quien me he fiado, como decía san Pablo», y animó a «que nos dejemos seducir por Él».

Ángel Novillo Prisuelos.
Comments