INICIO‎ > ‎TEMPLOS Y EDIFICIOS‎ > ‎

Ermita S. Gregorio

Tomado del libro "Historia de la iglesia y ermitas de Villacañas" de D. Luis García Montes

Esta ermita también es anterior a 1576. Su advocación corresponde a San Gregorio Nacianceno, que fue hijo del Obispo de Nacianzo, del mismo nombre, por el siglo IV, y de Nona, matrona cristiana. Su fiesta es el día 9 de Mayo, y se celebra el 2º domingo,con populosa y alegre romería.

También está ubicada esta ermita a la par del camino, y nada menos que en el Camino Real, que va desde Alicante a Santiago de Compostela, según el Repertorio de Caminos de Alfonso de Meneses, correo de S.M. en 1576. (Bogas, Tembleque, Villacañas, Puebla de don Fadrique, de Almoradiel, El Toboso,... Manjavacas ,... La Roda ,... Albacete...) que resulta ser también el camino español de la seda, de Toledo a Murcia.

Nos dice Astrana Marín, sobre las distintas “‘Rutas y Aguas" de la actuación del Hidalgo manchego, “tres de las cuales partían de Toledo, y que la de Murcia tocaba Tembleque, Villacañas, El Molinillo (?), Miguel Esteban, El Toboso, Manjavacas, Las Mesas, El Provencio .... ", referente a la aventura de don Quijote con los Mercaderes Toledanos, que iban a comprar seda a Murcia, (Cap. IV de la 1* parte), que comienza con ‘“La del alba sería...".

También cita Fernández de Navarrete, en la Crónica del Tercer Centenario (1905), los supuestos lugares donde pudieron suceder las aventuras quijotescas, y no sitúa la de los Mercaderes toledanos, (que hay que suponerla en el camino de la Seda), y sí la del "Carro de las Cortes de la Muerte", Cap. Xl de la segunda parte, que pone entre Lillo y Villacañas, y que yo sitúo en mi "VillaCañas y su historia", en el mismo Camino Real, término de Lillo y ermita de la Virgen de Esperanza, por lo de "Cruce de caminos", "detrás de aquella loma" y "aquel lugar que desde aquí se parece", etc.

Además de este Camino Real, (desde antes incluso de la nacionalidad española), esta ermita de San Gregorio está junto a la Cañada Real Soriana, vía pecuaria importante de la Mesta, que nace en la Sierra de Cameros, por el río Iregua, sube a Yanguas y baja a Soria, después por Almazán, Medinaceli, y entra en la provincia de Guadalajara por Cifuentes y en la de Madrid por Valdearacete y en la de Toledo por Santa Cruz de la Zarza, separa los términos de Lillo y Corral de Almaguer y recorre de nuestro término 25 kilómetros, de los cuales 15 va paralela al río Riansares, que le sirve de abrevadero a los ganados trashumantes, entra en Ciudad Real por Villarrubia de los Ojos y se une a las de Cuenca y Segovia para entrar en el Valle de Alcudia, por Almodóvar del Campo.

En las inmediaciones de San Gregorio y por el Camino Real que venimos citando, dirección Toledo, debió de existir el poblamiento de Ormeña, uno de los que como Orineñuela, Tirez y Borregas, formaron el asentamiento de Villacañas, juntándose los habitantes de los cuatro, por razones de mayor agrupamiento, por aguas, sequías, o simplemente por defensa.

Tenemos aún en la toponimia de nuestro término municipal, el Cerro Meña, y que así lo pronunciamos, y cabe la posibilidad de que esta pronunciación obedezca a deterioro lingüístico, por hiato o sinalefa, y que haya sido reducida su dicción o pronunciación a Cerro Meña por Cerro Ormeña.

Hubo un villacañero, clérigo él, que nació en el siglo XVII, y regresó de la Corte Romana en el 1726, donde estuvo más de 20 años y se llamaba: "Don Gregorio López de Mendoza, beneficiado de la Parroquia de la Villa de Burujón de este Arzobispado, Juez Protonotario Apostólico de estos reinos de España por autoridad apostólica, hijo legítimo de Gabriel López Moñino y María Mendoza" que así comienza el testimonio otorgado ante el escribano don Francisco Gómez, el 13 de Noviembre de 1750.

En este testamento, además de sus numerosas y barrocas últimas voluntades de la parte espiritual dice;

"...manda que cuando él muera tomen sus albaceas lo mejor de sus bienes fincales, muebles—raices, derechos y acciones y los vendan en pública subasta, y dejo, nombro e instituyo heredero de todos ellos a un Vínculo, a formar mayorazgo, que desde luego elijo y señalo para honra y gloria de Dios y del glorioso Nacianceno y buena memoria mía y de mis padres... y es conocido de que las familias y casas que se mantienen con lustre y estimación en uno (Vínculo) legado de bienes, medio con que las repúblicas gozan de sujetos distinguidos y que se dé a la Iglesia y al Reino literatos y políticos por las casas que gozan semejantes Vínculos y con la sustancia e interés que producen crían y adelantan en cuyo conocimiento y para que así sea, fundo dicho vínculo y mayorazgo..."

‘“...sólo impongo de carga anual perpetua, una misa rezada que ha de celebrarse en la ermita del Sr. San Gregorio Nacianceno, que está en campo yermo en la jurisdicción de esta villa, el día de su festividad, que se cuenta a los nueve días de mayo, antes o después de la misa y función que celebra el concejo de esta villa."

“… y  nombro por primer poseedor de dicho vínculo a don Juan Crisóstomo de Mendoza, y para su muerte, a Gabriela, y para la de ésta a Lucía, y después a la casa de mi hermano Gabriel López..."

“...respecto de que siempre he tenido especial devoción al glorioso San Gregorio Nacianceno, quiero que para que tenga el culto posible, por un santero y persona que cuide de dicha imagen y su citada ermita, dejar como dejo una casa con su huerta que tengo inmediato a ella..."

Y finaliza este testimonio: "...ante los testigos Martín de las Blancas, Diego Díaz Recio, Francisco Martín Page y Domingo José de la Alberca, vecinos de esta villa y lo firma uno de ellos a ruego del otorgante que doy fe conozco, porque aunque sabe firmar dijo no poder hacerlo por lo trémulo de la mano a causa de su avanzada edad de más de ochenta años."

La tradición oral nos dice que este clérigo fundador del Vínculo, cuando vino de Roma, lo hizo andando y que trajo a cuestas la imagen de San Gregorio, pero la ermita existía tres siglos antes, y aún se nota que la muralla del norte ha sido construida sobre otra anterior desplomada. También la tradición nos dice que sólo heredarían el Vínculo los descendientes que fueran clérigos.

En el año 1846 Se construyó o amplió la puerta, con las jambas y el dintel de piedra. Siempre tuvo en el interior un banco corrido en sus laterales, que nos recordaba su función de "alivio de caminantes". El atrio ha sido construido hace pocos años. Más recientemente se ha construido, adosada al lateral norte, una sacristía con chimenea 

El primer heredero del Vínculo que creara nuestro clérigo, don Gregorio López, fue don Juan Crisóstomo de Mendoza, ilustre y benefactor villacañero, fundador a sus expensas de una escuela de gramática y otras de primeras letras, con 200 y 100 Ducados respectivamente ".

Respecto al Vínculo y posterior Mayorazgo del que fuera primer titular don Juan Crisóstomo, existen a ambos lados del río Riansares aguas arriba, fincas de cultivo de gran extensión, con caracteres casi latifundistas, raro en nuestro término, y que serían la base para la proindivisión fincal del Vínculo que por este testamento crea.